5 actividades y juegos sensoriales para niños pequeños

5 actividades y juegos sensoriales para niños pequeños

En las primeras etapas del crecimiento tiene un lugar fundamental el desarrollo de los sentidos. Ello permite a nuestros pequeños y pequeñas comenzar a entender e interactuar con el mundo que les rodea, y cómo éste les afecta e influye. El día a día ya está lleno de experiencias sensoriales, pero también es bueno fomentarlas mediante juegos simples que atraerán la atención de cualquier pequeño/a. Hoy desde Mondo Momo os explicamos cómo organizar actividades sensoriales fácilmente en casa.

Caminar sobre diferentes texturas. Tanto dentro de casa como en el jardín: crea un camino con diferentes materiales. Hojas secas, arena, gravilla, hierba, y barro, por ejemplo. En cuanto a material, las posibilidades son infinitas. El juego es muy fácil: solo tienen que caminar por la senda que has construido, hundir los pies en cada material, y dejarse llevar por la curiosidad. Piensa en los materiales que te gustaría que usen y en los aspectos prácticos (por ejemplo, ¡el barro es solo para los días en que toque chupi-charqueo!)

Reconocer formas con los ojos vendados. Facilísimo: solo necesitas un pañuelo, bloques (de madera o de plástico) con distintas formas (un triángulo, un cuadrado, un círculo…), un cuenco, agua y gel de baño. Haz mucha espuma con el gel de baño, échala dentro de un cuenco grande, y sumerge los bloques dentro. Véndale los ojos a tu pequeño/a, y el juego es muy simple: tiene que encontrar los bloques que están en la espuma, y sólo con el tacto, reconocer qué forma tienen. Sensaciones y aprendizaje, ¡todo en uno!

Pintar con las manos. Experimentar con el tacto de la pintura, la rugosidad del papel, mezclar los colores y darles la forma que ellos quieran… Pintar con las manos es una experiencia sin igual. El material es muy simple: pintura, cartulina Bristol, y hojas de periódico. Cubre el suelo con el periódico para evitar que se manche. La cartulina Bristol es un tipo de papel grueso especialmente pensado para pintura, mucho más resistente que una simple hoja blanca de dinA4. En cuanto a la pintura, elígela según la edad de tu peque. Las pinturas acrílicas no son tóxicas en contacto con la piel, pero no se pueden ingerir. Si vas a hacer esta actividad con un niño/a muy pequeño/a, puedes plantearte hacer tu propia pintura casera (normalmente se hacen con yogur o harina y colorante alimenticio).

Modelar con plastilina o pasta de sal. A esto hemos jugado todos y todas en algún momento: modelar figuritas con nuestras propias manos. Si este juego es tan antiguo y extendido, ¡por algo será! Se unen en una sola actividad la experiencia sensorial y la satisfacción creativa. Pueden moldear sin más, creando libremente las figuras que quieran, o haciendo uso de moldes con distintas formas. Incluso se pueden usar cortadores para pasta de galletas, que no son peligrosos y que pueden tener formas muy divertidas. En cuanto al material, puedes usar plastilina (la encontrarás en cualquier papelería) o pasta de sal (hecha con agua, harina y sal): haciéndola juntos tendréis otra actividad más que disfrutar en familia.

Bolsas sensoriales con gel fijador. Estas bolsas les resultan fascinantes no solo a nivel de tacto y manipulación, también les encantan en cuanto a experiencia visual. Pues hacerles varias, con diferentes colores, y les tendrás toda la tarde entretenidos/as. Es facilísimo: solo necesitas bolsas de plástico tipo “zip”, cinta adhesiva, gel fijador transparente, purpurina y colorante alimentario. Escoge dos bolsas (para evitar roturas y escapes), sella los lados y las esquinas con la cinta, echa dentro el gel fijador, y la cantidad de purpurina y colorante que quieras.

Estas son las actividades sensoriales que desde Mondo Momo os proponemos para que realicéis con vuestros pequeños/as. Además de los juegos sensoriales, también existen otras opciones muy dinámicas que se pueden probar con niños/as de todas las edades. Estamos seguros de que les encantarán… ¡y seguro que a los adultos/as también!